Orden de Franciscanos Menores - Fraternidad de Granada

"Y después de que el Señor me dio hermanos, nadie me mostraba qué debía hacer, sino que el Altísimo mismo me reveló que debía vivir según a forma del Santo Evangelio".
Carteles de pascua
Adoración al Santísimo
Fachada principal
Capilla de San Damián
Nave principal
Colegio Mayor Universitario Cardenal Cisneros
Vidriera de la capilla del Colegio Mayor
Capilla de Sierra Nevada

Horarios de las eucaristías

 

berru

 Días laborables:
9 de la mañana / 8 de la tarde

Vísperas de domingo y fiestas:
9 de la mañana / 8 de la tarde

Domingos y festivos: 
Mañana: 9, 10, 12 y 13
Tarde: 19 y 20

Cursillos Prematrimoniales

Año 2024
 

Para más información sobre los cursillos prematrimoniales que se impartirán en el año 2024, seguir leyendo:

 


JUNIO 2024: - COMPLETO-
Día: 15
Hora: 10 mañana - 8 tarde
Lugar: Iglesia de San Francisco 


JUNIO 2024:
Día: 29
Hora: 10 mañana - 8 tarde
Lugar: Iglesia de San Francisco 


Leer más...

 

Ejercicios Espirituales para laicos
Año 2024

  chipi

Febrero 2024

Días: Del 26 febrero (lunes, 8 tarde) - 29 de febrero (jueves, después del almuerzo)

Lugar: Casa de Espiritualidad Santa María de Regla. Chipiona

Dirige los ejercicios: Severino Calderón Martínez, ofm 

Contactar: José Luis Gavarrón Atienza, ofm (649 85 47 77)

 

Paseo Costa de Luz, 91
11550 Chipiona, Cádiz

-Tel.:956 370 989
-Móvil: 642 024 050
-Correo E: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

www.santamariaderegla.com 

 

Celebraciones penitenciales
2024

"dejáos reconciliar por Dios"

17 mayo: VISPERAS DE PENTECOSTÉS.

28 junio: COMIENZO DEL VERANO

27 septiembre: COMIENZO DEL CURSO.

25 octubre: EN EL ESPÍRITU DE ASÍS.

29 noviembre: CELEBRANDO EL ADVIENTO.

20 diciembre: CELEBRANDO LA NAVIDAD.

 fraileslloran


VIVAMOS LA ALEGRÍA DEL EVANGELIO

De las heridas renace la Vida

 (descarga completo el pdf)

Queridos/as amigos/as: paz y bien.

La Pascua es un tiempo privilegiado de gracia y de alegría en Jesucristo resucitado. Es un tiempo de renovación espiritual, aceptando y cumpliendo la Alianza de Amor con la humanidad, abriéndonos a los valores del Reino plenificado en el Resucitado. 

Llevando nuestras vidas a la montaña santa, a la Pascua de la LUZ,
viviremos el gran Proyecto de las Bienaventuranzas,
como el gran horizonte que inspirará 
para hacer el Proyecto de vida y misión, 
que nos hará vivir en clave de resucitados.

Caminamos ligeros de equipaje y siempre dispuestos a levantar la tienda, como quien supera el desierto de las inclemencias, porque Dios va con nosotros y la luz de la Pascua ilumina nuestro peregrinar como discípulos. El Resucitado nos invita a ser templos vivos, purificados ya de nuestros egoísmos y apoyándonos en la fe cristiana, con la fuerza del Espíritu que hace nuevas todas las cosas. El Resucitado nos ha salvado y liberado, y nos invita a que aceptemos la luz que nos salva y nos convierte en testigos de una luz que enciende e ilumina a otros.

El Señor —que no quiere la muerte del pecador, sino que este se convierta y viva (cf. Ez 33,11)— nos abre a la Nueva Alianza de Amor que se ha inaugurado en la Pascua, simbolizado en el fuego, que ha iluminado la noche; entramos en la oscuridad deseando la luz y con sed: «De noche iremos, de noche, / […] / que para encontrar la fuente / solo la sed nos alumbra» (Luis Rosales).

Nuestra tarea será ponernos al servicio, amando sin medida a los hermanos y especialmente a los más pequeños (en minoridad); viviendo de la vida del Resucitado, que ha comunicado Vida a toda su obra creadora: «… y vio que todo era bueno» (cf. Gn 1). Se trata de que vivamos en clave fraterna, en tiempos de fraternidades en la intemperie, creando vínculos que nos cuiden y hagan de nuestras casas un hospital de campaña (Luis Aranguren Gonzalo), cuidando lugares de «ethos» compartidos. («Un “ethos” es el espíritu que permea a un grupo social, un conjunto de actitudes y valores, de hábitos arraigados en el grupo» [Danilo Guzmán]).

De las heridas renace la Vida

La entrega de Jesús es un acto de AMOR; la conversión del poder, de la pasividad, de la desilusión, es una conversión de Amor. Por eso la certeza de la resurrección no se basa en el hecho de la tumba vacía, sino en la buena noticia del ángel: «ha resucitado» (cf. Lc 24,6). Por eso ahora nos toca vivir todo el proceso que hemos seguido en el tiempo cuaresmal: mirar, descubrir, decrecer, orar, sembrar, servir y amar hasta el extremo. 

Solo con la luz del Resucitado nos veremos plenos de alegría. Desde la realidad que nos toca vivir, como comunidad de hermanos y hermanas, celebramos con gozo el Gran Misterio de la Pascua. Semana tras semana, nos reunimos en la Eucaristía dominical, un acontecimiento que celebra la victoria de Cristo en su muerte y resurrección; por eso ningún domingo sin Eucaristía, como el gran capital que nos abre a la cultura del amor, del servicio y cuidado de todos y de todo. De ahí que los que nos vean se sorprendan diciendo: «Mirad cómo se aman», como se asegura en los Hechos de los Apóstoles. Aprendamos este arte de vivir desde una utopía esperanzada, porque nuestra vida tiene un sentido de relación y de servicio a los demás y, eso, canaliza suficientemente las expectativas de esta vida, hasta que lleguemos «a los cielos nuevos y la tierra nueva» (cf. Ap 21,1).

No es el sufrimiento de Jesús el que nos salva, sino el amor con el que vivió el sufrimiento.Una caricatura de una persona

Descripción generada automáticamente con confianza baja

Recordamos a Francisco de Asís recibiendo la gracia de los estigmas, hace 800 años (1224-2024), que son manifestación de las señales de la crucifixión del Señor y que, desde entonces, tuvo el don de vivirlas en su propio cuerpo. Para Francisco la vida se sitúa más allá de la sabiduría, la riqueza y los honores; y se encuentra en llevar a cuestas diariamente la santa cruz de Señor (cf. Lc 14,27) y, desde ahí, canta agradecido las loas y las Alabanzas al Dios altísimo en este tono: «tú eres el Bien, el todo Bien, el sumo Bien». Para Francisco la vida es bella y bondadosa y la cruz no vence, sino que es el Dios de la Vida quien se recrea en Jesús. Y también canta el Himno al Hermano Sol (Cántico de las Criaturas). 

Como Tomás estamos invitados a entrar en nuestras heridas y reconocer en ella la presencia de Dios, que nos llama a una Vida renovada (cf. Jn 20,25-30).

La necesidad de ver y tocar para creer

María Magdalena necesita ver el cuerpo del Señor: «Se han llevado a mi Señor y no sé dónde lo han puesto» (Juan 20,11-13). El amor apasionado le hace correr hacia el sepulcro, pero ¿quién le quitará la losa? Descubriendo el sepulcro vacío, acude a la comunidad de discípulos (acude a Pedro y Juan), porque el desconcierto le lleva a ponerse en camino en busca de la luz del Resucitado, para poder reinterpretar el acontecimiento. Entre todos es más fácil soñar juntos, porque nadie puede pelear aisladamente. Se necesita la comunidad que nos sostenga y nos ayude a discernir lo acontecido.

A través de la Iglesia es como recibimos el regalo del bautismo, por el que nos incorporamos a la muerte y resurrección del Señor. Esta es la fuerza que nos quita el miedo, para vivir en un mundo cargado de fragilidades como luceros de la vida, creando espacios de libertad, verdad, justicia y paz (Plegaria de la Liturgia de Cristo Rey). Se trata de ponerse a la escucha como encuentro de libertad interior, desde las actitudes de humildad, paciencia y disponibilidad, para dejarnos transformar desde dentro, sobre todo cuando nos ponemos en actitud interior de sintonía resucitadora y mansedumbre con el Espíritu.

El amor entregado genera fraternidad de vida

No se puede engendrar vida sin dar la propia. No es posible ayudar a vivir, si uno no está dispuesto a «desvivirse» en la entrega generosa por los demás. Nadie contribuye a un mundo más justo y humano, si vive apegado a su propio bienestar. Nadie trabaja seriamente por el Reino y su justicia, si no está dispuesto a asumir los riesgos y rechazos, conflictos y sinsabores, con persecuciones que nos depara la vida (cf. Jn 12,20-23).

Cuando el amor no nos envuelve por dentro, el miedo anida en nuestro interior y —al igual que los discípulos— nos encerramos por el miedo… Salir de esa situación necesita su tiempo, cada discípulo va a su ritmo: Juan, que es más joven, va más rápido; Pedro, más anciano, va más lento; cada uno a su ritmo, pero el uno espera al otro (cf. Jn 20, 1-9) porque lo importante es llegar al final juntos y dar testimonio de lo que han visto, para que lo visto sea verídico. Se trata de comprender aquello que les ha anunciado al amanecer María Magdalena. Juan y Pedro creyeron en la resurrección, pero Juan explicita la respuesta: «vio y creyó» (cf. Jn 20,2-9).

La resurrección de Cristo es el centro y la clave de nuestra fe. Afirmamos nuestra fe, como María Magdalena, confesando que «resucitó de veras mi amor mi esperanza» (himno). El sepulcro es el inicio de una fe adulta que va madurando hasta dejarnos resucitar a una vida Nueva y Buena.

Esta es la imagen de la Iglesia que, habiendo recibido la mejor de las noticias, nuestra respuesta ha necesitado distintos ritmos; pero seguimos corriendo juntos (sinodalmente) como comunidad, Iglesia en salida engendrada por la Vida, llamada a ser fraternidad cristiana, siendo Luz y Sal a la vez con otras comunidades que también trabajan por un mundo más justo; cultivando la fraternidad que nace y crece, se nutre y alimenta de la sabia locura del santo Evangelio.

El amor es el que nos abre los ojos para ver todo lo que de resurrección hay en este mundo, donde tan presente está la muerte y donde se nos pide a los creyentes ser generadores de vida.Un dibujo de una persona

Descripción generada automáticamente con confianza media

Damos gracias a Dios,
desde esta fraternidad franciscana, de Granada, 
que ha celebrado la Pascua en distintos lugares, 
todos creadores de fraternidades
 que sean las de vivir con pasión y alegría el Evangelio:

La catequesis en Padul, los catecumenados en Estepa,
los misioneros en Tánger (Marruecos), 
los del mundo rural en Cortes (Diócesis de Guadix-Baza),
los de Valor (Diócesis de Granada)… 

Y el grupo más numeroso en Granada 
donde jóvenes, adultos y familias con todo el Pueblo de Dios 
hemos cantado, con los Aleluyas de los resucitados, 
las alegrías y esperanzas de los hombres y mujeres de hoy.

Ahora nos toca, a todos y todas, “evangelizar”.

«Evangelizar constituye la dicha y la vocación propia de la Iglesia. Ella existe para evangelizar» (cf. Pablo VI, Evangelii Nuntiandi, 1975, n. 14). VIVAMOS «LA ALEGRÍA DEL EVANGELIO» (cf. papa Francisco, Evangelii Gaudium, 2013) para que seamos testimonio de lo que hemos visto y oído.

Un abrazo de fraternidad y deseos de una

¡FELIZ PASCUA DE RESURRECCIÓN!

Seve Calderón Martínez, ofm


ribbon icon sq ESTAMOS PARA SERVIR

Los FRANCISCANOS estamos en Granada desde el tiempo de los Reyes Católicos. En 1835 tuvimos que abandonar Granada y volvimos en 1955. Estamos aqui para servir a todos nuestros hermanos.
Jesús nos mandó como servidores de nuestros hermanos. Desde la defensa de una sociedad más justa y pacífica. Una paz que debe nacer de una sociedad más justa y equitativa. 

¡JUSTICIA Y PAZ!

globe icon sq CUIDEMOS NUESTRO PLANETA

Juntos tenemos que proteger nuestro planeta. Patrimonio que tenemos la obligación de transmitir en herencia a las futuras generaciones. Hemos de cuidar nuestra Madre Tierra. Ella nos da la vida, su aire, su agua. Si la polucionamos con nuestros desechos, gases o plásticos estamos matando la vida en ella y en consecuencia nos estamos suicidando. La Naturaleza es donde Dios se nos manifiesta y se revela a la humanidad. Abramos nuestro corazón para captar su mensaje.

 ¡CUIDEMOS NUESTRO PLANETA!

vidrier

celebra

aves

iglesgr2

viacrucis

sandamian


Franciscanos en el mundo. Lucha contra la pobreza. Cuidado de la Creación. Justicia y Paz.


Información de cookies

© 2016 Fraternidad Franciscana de Granada ® Joomla!